Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Sanipets Clínica veterinaria | October 23, 2014

Ir Arriba

Arriba

Sin Comentarios

Otitis externa en perros

Otitis externa en perros

PATOGÉNESIS Y MANEJO CLÍNICO DE LA OTITIS EXTERNA EN PERROS

La Otitis Externa es uno de los motivos mas frecuentes de consulta veterinaria.
Los casos agudos de otitis externa pueden ser extremadamente dolorosos para el animal.

Los casos crónicos de otitis externa no son sólo dolorosos para el animal, sino que también frustrantes para el Veterinario y el propietario. Un diagnóstico temprano y apropiado tratamiento es beneficioso para todas las partes involucradas. Un correcto diagnóstico y tratamiento de la otitis externa requiere de un adecuado conocimiento de la anatomía del oído y de todos los factores que pueden contribuir a la presentación de la patología.

La Otitis Crónica Externa es una patología compleja, con una etiología multifactorial. Los factores etiológicos se clasifican de la siguiente manera:

• Factores Primarios
• Factores Predisponentes
• Factores Perpetuantes

Todas las causas necesitan ser identificadas y tratadas para una resolución exitosa de la otitis externa.

 

Factores Primarios

Estos inducen directamente un cuadro de otitis externa. Estos factores internos o externos producen inflamación del epitelio que recubre al conducto auditivo. Cuando sea posible la corrección o tratamiento de este factor primario, resultará en la resolución de la enfermedad ótica. Dentro de es

tos factores primarios se cuentan: Parásitos, Cuerpos Extraños (espigas), Enfermedades Alérgicas, Desórdenes de la Queratinización y Enfermedades Autoinmunes.
El parásito más común causante de enfermedad ótica es Otodectes cynotis, se estima que seria causante del 5% 10% del total de las otitis externas en los perros. Espigas, arena, cerumen seco, pelos displásicos e introducción de objetos pueden ser el inicio de una reacción inflamatoria a nivel de conducto auditivo. E1 material causante de la noxa generalmente es encontrado fácilmente durante el examen otoscópico del paciente que se presenta con una otitis externa aguda. Esta situación se complica en casos crónicos donde existen concomitantemente otros factores que agravan el cuadro clínico Ej: Infecciones microbianas, Hiperplasia, Neoplasias etc.
Las enfermedades alérgicas concomitantes asociadas a otitis externa son Atopia y Alergia Alimentaria. En ambos casos encontraremos eritema del pabellón auricular y conducto auditivo como principal hallazgo clínico. El prurito contribuye mediante el autotrauma, a agravar el cuadro. Algunos pacientes atópicos o con

alergia alimentaria pueden presentar como único signo clínico una otitis externa recurrente. Alergias de contacto, D.A.P, Erupción medicamentosa son también causantes de otitis externa.
La seborrea puede ser asociada con cuadros de otitis externa ceruminosa. Cuando la secreción de las glándulas de los oídos se encuentra cualitativamente o cuantitativamente alterada, se puede presentar una otitis externa.
Las Enfermedades Autoinmunes que afectan primariamente los pabellones auriculares, pueden progresar hacia el interior del conducto auditivo provocando una otitis externa. Las enfermedades autoinmunes más frecuentemente implicadas son Pénfigo Foliáceo, Pénfigo Eritematoso y Lupus Eritematoso Discoide.
Otras patologías que podrían provocar secundariamente una otitis son Celulitis Juvenil, Distemper, y Dermatosis Responsiva a Zinc.

Factores Predisponentes

Estos alteran el microclima del canal auditivo y predisponen a enfermedades oportunistas secundarias. Se cuentan como factores predisponentes: alteraciones conformacionales, variaciones de la microanatomía del meato auditivo, tratamientos inadecuados, patologías obstructivas. El estado normal del canal auditivo predispone a los animales a generar problemas óticos debido a que la humedad, exudados y restos celulares tienden a ser atrapados en el largo y angosto canal auditivo. Este efecto anatómico es más evidente en aquellas razas con orejas largas, pesadas y pendulosas y por la presencia de pelos en el canal auditivo. Ej: Cocker Spaniels, Springer Spaniels, Labradores, Basset Hounds, Beagles, Poodles.
La limpieza y secado incorrecto del canal auditivo favorece la presentación de problemas. La humedad puede macerar el epitelio predisponiendo a la inflamación. E1 uso incorrecto de hisopos provoca traumas, además de la posibilidad de arrastrar cuerpos extraños y exudado más profundo dentro del canal auditivo. Se recomienda

instruir a los propietarios respecto de la inconveniencia de que ellos mismos realicen esta maniobra, que debiera ser siempre supervisada por un Médico Veterinario, se debe informar respecto de los peligros que esta limpieza pudiera provocar.
Cualquier enfermedad ótica obstructiva atrapa humedad y restos celulares lo cual agrava los cuadros de otitis. Una obstrucción puede tener como origen un proceso de inflamación aguda o la presencia de neoplasias. Ej: Adenomas de glándula sebácea, adenoma de glándula ceruminosa, condromas, condrosarcomas, tricoepiteliomas, carcinoma de células basales.
Cualquier enfermedad que afecte una normal respuesta inmune celular puede potencialmente predisponer a infecciones del canal auditivo. Endocrinopatías como el Hiperadrenocorticismo y Diabetes Mellitus también han sido asociadas a cuadros de otitis externa.

Factores Perpetuantes

Por si solos no generan la patología, pero sí la agravan y hacen crónica Ej: Bacterias, Levaduras, Otitis media y cambios patológicos progresivo

s. La resolución de estos problemas es fundamental para el éxito de los tratamientos.
Un canal auditivo normal contiene tanto bacterias como levaduras en número reducido, cuando el microclima del canal es alterado o las barreras protectivas del epitelio han sido sobrepasadas, estos microorganismos proliferan y colonizan el canal agravando la otitis.
Las bacterias que se pueden aislar de un oído sano incluyen Staphylococcus epidermidis, Staphylococcus intermedius, Staphylococcus sp., Bacillus sp.y Corynebacterum sp. Las bacterias más comunes de aislar en un oído enfermo son Staphylococcus intermedius, Staphylococcus epidermidis, Pseudomona aeruginosa, Proteus sp. y Escherichia coli.
Proteus sp. y Pseudomona aeruginosa son más comúnmente aisladas a partir de cuadros de otitis crónicas y de pacientes que han sido sometidas a largas terapias con antimicrobianos.
Existen estudios en el hombre que muestran que existe una función de autolimpieza del meato auditivo externo que es llevado a cabo por un proceso llamado “Migración Epitelial”. La epidermis se mueve lateralmente desde la membrana timpánica, manteniendo al canal auditivo libre de detritus celulares. Desafortunadamente en los casos crónicos los cambios patológicos progresivos llevan a estenosis de canal auditivo e hiperplasia de las glándulas apocrinas con aumento de secreción de cera que potencialmente impide esta función de autolimpieza.
Para el manejo y diagnóstico de la Otitis Externa, debe llevarse a cabo una completa anamnesis y examen dermatológico. La piel que recubre el conducto auditivo es una ” extensión “de la piel por lo tanto frente a cualquier problema cutáneo es obligatorio un examen otoscópico completo. Los factores primarios, predisponentes y perpetuantes deben ser identificados y corregidos. El examen otoscópico debe evaluar apariencia, eritema, hiperplásia, presencia de exudado (color y cantidad) y estado de la membrana timpánica. En varias ocasiones se hace necesario administrar tranquilizantes o someter al paciente a anestesia general para realizar una adecuada evaluación otoscópica.
Se debe realizar examen citológico de exudados y secreciones óticas cuando sea necesario con el obje

to de instaurar la terapia adecuada para cada caso.
Un cultivo bacteriano y estudio de sensibilidad in vitro puede ser necesario en aquellos casos en que a pesar de un tratamiento, el cuadro no evoluciona satisfactoriamente, o en aquellos casos en que se sospecha de una otitis media. Se sospecha de una otitis media cuando nos enfrentamos a una otitis externa recurrente o cuando la membrana timpánica se observa anormal o perforada.
La limpieza ótica es parte fundamental de un tratamiento exitoso. Una excesiva cantidad de cerumen, secreciones y suciedad evitan que el tratamiento tópico aplicado sea lo efectivo que necesitamos, es más, algunos medicamentos se inactivan en presencia de exudados purulentos. Es fundamental verificar la integridad de la membrana timpánica previo a la limpieza con el fin de evitar problemas de ototoxicidad.
La mayoría de los cuadros de otitis externa requerirán de la aplicación de soluciones limpiadoras y ceruminolíticas día por medio o cada tres días en la casa para favorecer la acción terapéutica de los medicamentos usados diariamente. En cuadros en que el uso de la medicación tópica no sea suficiente, será necesaria la administración sistémica de medicamentos.
La mayoría de las preparaciones óticas son combinaciones de antibióticos, antifúngicos y antiinflamatorios, algunos productos además pueden incluir productos antiparasitarios.

otitis en perros

Anatomia- Otitis en perro

El uso de corticoides de corta acción se hace necesario en aquellos casos en que la otitis tiene como patología subyacente una alergia Ej: Atopia y Alergia Alimentaria. Además de su actividad antialérgica, su acción antiinflamatoria sobre el conducto auditivo propicia una buena ventilación lo cual favorece la restauración del microclima normal del conducto auditivo. En general los antibióticos contenidos en las preparaciones comerciales son capaces de resolver la gran mayoría de las otitis.

Malassezia paquidermatis es la principal levadura involucrada en otitis. Si esta levadura es identificada se debe seleccionar una preparación que contenga el producto antilevadura apropiado. En casos resistentes el uso sistémico de Ketoconazol debe ser considerado. En casos en que se identifique la participación de un ácaro, se hace necesario el uso de productos antiparasitarios tópicos o sistémicos. Se recomienda tratar a los animales contactantes para evitar la diseminación del ácaro.
La educación al cliente es fundamental. El cliente debe ser instruido respecto a la técnica de aplicación apropiada de las preparaciones oticas, lo ideal es que la primera aplicación se realice en la consulta para asegurarse que el propietario entienda la forma adecuada de realizar el tratamiento. Muchos fracasos terapéuticos están relacionados con tratamientos mal realizados, terapias muy cortas, en general una otitis debe tratarse por un mínimo de 14 días luego de los cuales el paciente debe ser citado para una reevaluación.

Enviar un Comentario